Comience a escribir para ver los productos...
  • Menu

Tu carrito de compras

Cerrar
Menú
close
Comience a escribir para ver los productos...

Ideas para compartir

Ideas para compartir

Un día en la vida de un interno de medicina

Muchos programas médicos han retratado las luchas de los médicos internos (aunque de manera más dramática y por supuesto, apoyados de mucha ficción), pero es posible que si acabas de entrar a la escuela de medicina te preguntes: ¿Cómo es realmente un día en la vida de un interno de medicina?

El trabajo que realizan los médicos, enfermeras y todo el personal de salud en los hospitales es algo verdaderamente inspirador. Después de graduarse de la escuela de medicina, los futuros médicos realizan una pasantía de un año, lo que les permite practicar la medicina, pero solo bajo la estrecha supervisión de un médico experimentado. A esto se le denomina comúnmente “internado médico”.

Después de completar el internado, la mayoría de los médicos pasan por una residencia, que es un período de capacitación que les permite especializarse y aprender más sobre un área específica de la medicina. Comprender cómo es un día en la vida de un interno de medicina brinda una mejor idea de lo que hacen estos profesionales de la salud.

En esta ocasión queremos guiarte a través de un día típico como interno en un programa de medicina interna de un hospital privado. Los pasantes o internos realizan muchas de las mismas funciones que los médicos de guardia o los residentes. Por ejemplo, la recopilación de historiales de los pacientes, examinar pacientes, brindar reportes a familiares y la realización de procedimientos médicos como biopsias y colocación de catéteres. Debido a que los internos no son médicos con licencia, deben realizar gran parte de su trabajo con un médico con licencia presente u otro supervisor médico calificado.

ARTÍCULO RELACIONADOUn día en la vida de una enfermera

Medicina Interna, Un día en la vida de un pasante o interno de medicina: Unser Uniformes

¡Suena el despertador y es hora de ir al hospital!

5 A.M: Suena la segunda alarma, esta vez la real. Aprendí a poner dos alarmas para sentir que estoy durmiendo a escondidas media hora extra. Levántate de la cama, báñate, vístete. Hoy toca usar mi uniforme de pijama quirúrgica porque mi equipo está de guardia.

5:30 A.M: Después de tomar un baño de cinco minutos con agua tibia y desayunar un licuado o algo ligero, manejo al trabajo. Afortunadamente salí a tiempo, por lo que el tráfico que me toca no es terrible.

6 A.M: Llego al hospital y estaciono mi auto. Desde que empezó la pandemia de Covid-19 al llegar a la entrada principal me escanean la cabeza en busca de fiebre y me preguntan si tengo algún síntoma. Mi temperatura suele estar por debajo de lo normal. Me dirijo al octavo piso.

6:15 AM: Reviso en la computadora los registros e imprimo mi lista de pacientes. Les pregunto a mis compañeros del equipo nocturno si pasó algo durante la noche. Resulta que uno de mis pacientes terminó yendo a la UCI durante la noche para aumentar sus necesidades respiratorias. Checando las historias clínicas de mis pacientes, busco actualizaciones de su tratamiento o avance para obtener más información.

7 A.M: Informe matutino. Bueno, primero, un café. El equipo de guardia de anoche presenta dos casos clínicos para su discusión. El primer caso es una niña de 12 años con un trastorno convulsivo que sospechan que tiene convulsiones psicógenas. El segundo es un paciente masculino de 58 años que puede tener gota, así que le pregunto al laboratorista si puedo observar el líquido sinovial con un microscopio (sin cristales, ¡uf!).

8 A.M: Me pongo al día con el farmacéutico de nuestro equipo para repasar algunos medicamentos de alta para un paciente que enviaré a casa por la tarde. Posteriormente asistimos a una reunión donde un residente presenta un caso interesante y una lección de su servicio actual. Es un rito de iniciación con el que se molestará y pondrá a prueba a los internos durante el informe de la mañana. Hoy en día estoy menos nerviosa y aprecio el aprendizaje. Sin embargo, ¡todavía no me llamen para leer esos electrocardiogramas!

Estetoscopio y libro de medicina: Unser

Después de la calma, viene la tormenta

9 A.M - 12: P.M: ¡Rondas! Me encuentro con nuestros médicos supervisores y vemos a nuestros pacientes, formulamos planes y escribimos órdenes. Posteriormente escribimos notas de progreso para nuestros pacientes. Discutimos eventos nocturnos, documentamos nuestros exámenes y discutimos planes para hoy y mañana.

12:15 P.M: tomo un almuerzo rápido y té helado de la cafetería y regreso a la sala de residentes. Hay algunas familias a las que llamar y consultores para preguntar sobre ajustes de medicamentos y procedimientos pendientes.

1 a 3 PM: Recibimos algunas nuevas admisiones. En algún momento intermedio, recibimos el cierre de sesión de los otros equipos. En ocasiones, nuestros pacientes tienen problemas graves que atender durante este tiempo, como hipoxia o presión arterial baja, por lo que corremos para estabilizarlos.

Entre la una y tres de la tarde procuro tomarme de quince a veinte minutos para un almuerzo. Acabo de terminar mi taza de café cuando suena mi celular.

2:30 P.M: Tres nuevas admisiones a emergencias, un niño pequeño con un probable trastorno genético que se niega a comer, un niño de primaria con su primer ataque de asma y una adolescente con probable apendicitis. Mi residente principal toma el caso de apendicitis y yo intento convencer al primer pequeño de comer un puré de manzana en lo que llega el Pediatra.

4:30 P.M: Hora de documentación. Los otros internos se han ido a casa, pero hoy es mi turno de esperar para entregar a los pacientes de mi equipo al interno nocturno. Al menos ahora tengo libres las computadoras en la sala de trabajo.

5 P.M: Después de coordinar la ubicación de rehabilitación con los administradores de casos, discutir la situación de la vida con los trabajadores sociales, realizar las altas de pacientes, completo mi documentación diaria.

Unser Uniformes Médicos

VER PRODUCTO: Uniforme de personal de salud UNSER para Dama y Caballero 

Se acerca el cierre de esta jornada

6:30 P.M: He terminado los registros y de solicitar consultas. Actualice la lista de pacientes para que esté lista cuando mi compañero interno del siguiente turno llegue a las 8. Para los equipos que no están de guardia, las 6:30 P. M. es la hora oficial en la que podemos cerrar la sesión del trabajo si se cumplen todas las obligaciones con nuestros pacientes.

7 P.M: Oficialmente desde las 6 no podemos aceptar nuevos pacientes. En este punto, me pondré en contacto con nuestro médico supervisor por teléfono y con el personal de los nuevos ingresos del día si aún no se han discutido. Este proceso puede tardar entre 15 minutos y una hora, según la gravedad de las condiciones clínicas del paciente.

7:45 P.M: Con suerte, podemos terminar cualquiera de nuestros días de trabajo alrededor de las ocho de la noche si no surgen otras distracciones. El equipo nocturno llega alrededor de las 7:50 pm. Les comentamos casos particulares y sobre los pacientes que necesitan atención cercana o problemas que puedan surgir durante la noche. Ahora el día ha terminado y puedo volver a casa para relajarme.

8 P.M: Conduce a casa. Esta noche pediré a domicilio la cena. ¿Hamburguesas, sushi o tacos? ¿Vino o cerveza? Recuerdo que tengo uniforme que lavar y para mi próxima rotación en gastro. 

9 P.M: Observo la televisión y miro mis redes sociales al mismo tiempo que leo un poco de noticias, ceno tacos y tomo una cerveza.

10 P.M: Leo un poco algún tema selecto de medicina o le hablo por teléfono a mi mamá o alguna amiga si es que están disponibles.

10:30 P.M: Ya estoy en pijama, he lavado mi cara y ahora voy directo a mi cama. Es hora de dormir pues mañana el despertador volverá a sonar a las cinco.

La escuela de medicina y el internado puede sentirse agitado a veces, pero muchos médicos profesionales describen esta etapa de su formación como transformadora. Saber lo que es caminar en los zapatos de un interno de medicina por un día es importante para decidir si estudiar medicina es para ti.

Escribe un comentario

Su dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados *

#title#

#price#
×